lunes, 16 de febrero de 2009

Metrópolis (1927)




sinopsis

En el año 2000 y en la ciudad de Metrópolis la sociedad está escindida en dos clases, los que tienen el poder y los medios de producción, que viven en lujosos rascacielos y los trabajadores, condenados a un duro trabajo y a vivir en condiciones infrahumanas.

Freder (Alfred Abel), el hijo de Joh Fredersen (Gustav Frohlich), la persona que controla la ciudad a su voluntad, descubrirá los duros aspectos laborales de los obreros y simpatizará con sus propuestas reivindicativas, enamorándose de María (Brigitte Helm), una especie de santa venerada por los trabajadores que aconseja el amor y la no violencia para solucionar sus problemas. El malvado Fredersen, que contempla el discurso de Maria junto al inventor Rotwang (Rudolf Klein-Rogge), le encarga la fabricación de un robot idéntico a la muchacha para que la sustituya y propague un mensaje de violencia.




Ficha Técnica

(Título Original: "Metropolis") / Director: Fritz Lang / Guión: Thea von Harbou y Fritz Lang / Fotografía: Karl Freund / Intérpretes: Alfred Abel (Joh Fredersen), Gustav Fröhlich (Freder, hijo de Joh Fredersen), Rudolf Klein-Rogge (C. A. Rotwang, el inventor), Fritz Rasp (El Hombre Delgado), Theodor Loos (Josafat), Erwin Biswanger (11811), Heinrich George (Grot), Brigitte Helm (María), Fritz Alberti, Grete Berger, Olly Boeheim, Max Dietze, …/ Nacionalidad y Año: Alemania, 1927 / Duración y Datos Técnicos: 120'b/n. Muda





Comentario

El género de la ciencia ficción ha sufrido siempre del mal de la explotación y abuso de fórmulas de éxito fácil. En los años cincuenta por ejemplo, apareció la serie B dentro de este género, con docenas de films que repetían fórmulas trilladas con el mínimo presupuesto, bublegum para la generación ultra-consumista que se gestaba en Estados Unidos.

Otro ejemplo, desde finales de los años setenta, el género volvió a explotarse a lo barato, y desde “Galáctica” (1978) hasta “La fuga de Logan” (1976), se repitió la situación, con una invasión de ciencia ficción de baja graduación para una masa deseosa de evadirse. Pero esa es una cara del género, la otra son las obras maestras que han marcado estilo, y han provocado involuntariamente toda esta maraña de subproductos que tratan de aprovecharse del éxito del original. Se citan quizás tres o cuatro ejemplos tópicos, “2001: Una odisea del espacio” (1968), de Stanley Kubrick, “La Guerra de las Galaxias”, de George Lucas, y el clásico “Blade runner” (1982), de Ridley Scott. Tres títulos que dieron un vuelco al género en diferentes épocas. Indiscutible. Pero pocos se acuerdan que un film de Fritz Lang, “Metrópolis”, rodado en Alemania, en pleno esplendor del lenguaje del cine mudo, ya cambió cualquier regla habida y por haber en una ciencia ficción cinematográfica todavía en pañales.

Refresquemos su argumento… Año 2026, las máquinas ya no trabajan para el hombre, sino que es este quien se subyuga a ellas. Un mundo, el de la ciudad de Metrópolis, donde el hombre no es ni siquiera el triste humano feliz de Huxley, sino una masa gris de trabajadores sin vida ni emoción. En la parte superior de la ciudad habitan los privilegiados, una casta de poderosos que viven a costa de toda una sociedad obrera, casi esclava, habitante de los subterráneos, que trabaja para que las máquinas de los privilegiados funcionen a la perfección. En este contexto, el hijo de un poderoso, Freder (Gustav Fraelilich) conocerá a una bella mujer del submundo esclavo (Brigitte Helm), y con ella, bajará a los infiernos de Metrópolis, donde descubrirá la terrible escisión social a la que han sometido los de su casta al resto de habitantes. Una vez hecho el descubrimiento, tratará de acabar con la esclavitud del submundo de Metrópolis, aunque no contará con la dificultad que supondrá la aparición del científico Rotwang (Rudolf Klein-Ragge), creador de un robot revolucionario y peligroso.



Si pensamos que la película es del año 1927, podemos trazar una línea que une su discurso hombre contra máquina con lo que fue la Revolución Industrial, o mejor dicho, con lo que podría haber sido la Revolución Industrial en caso de haber prosperado. Un futuro donde cuatro poderosos controlan las máquinas que a su vez controlan al resto de la población. Una tesis sin término medio ni gama de grises, o mejor dicho, un film-tesis en el que la historia se somete a un discurso político muy simple y no al devenir de una narración o a las contradicciones de unos personajes. Es por ello que “Metrópolis” no se aguanta hoy en día como historia cinematográfica, igual que tampoco se aguantan los films mudos de Eisenstein, aunque si hemos de hablar de estilo visual e importancia estética, allí es donde el film de Lang conserva todo su pedigrí.
Se ha hablado mucho de la adscripción estética de “Metrópolis” al expresionismo alemán de Weimar; si bien no se trata de algo tan radical como el film de Wiene “El gabinete del doctor Caligari” (1919), sí que vemos en la sumisión del personaje al entorno arquitectónico y en la propia actuación de personajes como el del científico Rotwang, una vinculación clara con el expresionismo. En ese sentido, Lang era un estudioso de la arquitectura, y destacan en el propio film los extraordinarios diseños exteriores de la ciudad, y de las profundidades donde reinan las máquinas, propios del arte expresionista predominante. Esta arquitectura tan importante para el director, se complementa con la iluminación de Karl Freund, otro artista que, como Lang, huirá de la pujanza nazi hacia Hollywood y que llegó a trabajar para Friedrich Wilheim Murnau y para algunos clásicos de terror de la Universal, como “La momia”, de 1932.

Decorados inverosímiles con influencias art decó, luces y sombras para conseguir un determinado ambiente futurista, trucajes y efectos especiales novedosos (labor de Eugen Schweffton) como las vídeo-conferencias que mantienen los personajes en algunos momentos del film; esa es la herencia de “Metrópolis” para lo que vendría después dentro del género de la ciencia ficción. Fritz Lang, que posteriormente, ya en Estados Unidos, crearía una obra maestra tras otra (desde joyas del cine negro como “La mujer del cuadro” de 1944, hasta las maravillosas aventuras de “El tigre de Esnapur” y “La tumba india” de 1959, rodadas ya en su vejez), apoyado por un ejército de técnicos irrepetible y por un presupuesto que casi deja en bancarrota a los estudios UFA de Berlín, dejó una impronta en el género que solo fué igualada en cuanto a importancia por “2001: Una odisea del espacio”.

Aunque hoy día nada quede de las tres horas de film que había ideado su autor, y aunque el guión (de Thea von Harbou, mujer de Lang y futura militante nazi) y el discurso político sean naftalina pura, “Metrópolis” es un claro ejemplo del arte de representación visual que constituía la esencia misma del cine mudo. Que en veinte años se pasara de la ciencia ficción teatral y circense de George Meliés a la de Fritz Lang es indicativo de lo rápido que evolucionaba el cine sin sonido. Tres años después de que el público alemán se aterrorizara con el loco Rotwang y su mítico robot (inolvidable creación, icono de la ciencia ficción) en “Metrópolis”, el sonido irrumpía en los grandes estudios, y el cine daba marcha atrás en su refinado lenguaje visual. Curiosamente, serían de nuevo directores procedentes del mudo como Lang, quienes años después, volverían a levantar el arte visual del cine hasta límites insospechados, aunque esta vez sería lejos de su patria natal.

Como último comentario, hay que tratar de evitar las copias que circulan de la película ”Metrópolis” con la banda sonora del disco-king Giorgio Moroder. Suerte que el DVD ha solucionado el desagravio. Muchos tuvimos que enamorarnos de Metropolis bajando hasta el “0″ el volumen del televisor.


                           (fuente: mundocine.portalmundos.com autor: Marc Monje)





Links descarga:

(Rapidshare)


http://rapidshare.com/files/194961173/metro.part01.rar
http://rapidshare.com/files/195112692/metro.part02.rar
http://rapidshare.com/files/195750348/metro.part03.rar
http://rapidshare.com/files/196475502/metro.part04.rar
http://rapidshare.com/files/196226946/metro.part05.rar
http://rapidshare.com/files/196226786/metro.part06.rar
http://rapidshare.com/files/196225627/metro.part07.rar
http://rapidshare.com/files/196401113/metro.part08.rar
http://rapidshare.com/files/196402655/metro.part09.rar
http://rapidshare.com/files/196253389/metro.part10.rar
http://rapidshare.com/files/196225101/metro.part11.rar
http://rapidshare.com/files/195796950/metro.part12.rar



(Megaupload)


http://www.megaupload.com/?d=IHRBK2XL
http://www.megaupload.com/?d=5XDRFWPU
http://www.megaupload.com/?d=C7J1DIL4
http://www.megaupload.com/?d=M7HBOAZ0
http://www.megaupload.com/?d=OCCK4DLP
http://www.megaupload.com/?d=81PELEPN
http://www.megaupload.com/?d=91MOV8VW
http://www.megaupload.com/?d=KKEN88A1
http://www.megaupload.com/?d=PJANT0QJ
http://www.megaupload.com/?d=P6U0E6N0
http://www.megaupload.com/?d=W2HBM6QD
http://www.megaupload.com/?d=MB9ITNIS




pass: zerlang







1 comentario:

Exequiel dijo...

Estimado.
Muy agradecido por esta joya, y tambien por Viaje a la Luna.
Slds,