miércoles, 31 de marzo de 2010

Los Brujos (1967) ("The Sorcerers")





sinopsis:

El profesor Marcus Montserrat es un anciano que ha dedicado prácticamente toda su vida a estudiar el hipnotismo y que, finalmente, ha descubierto una técnica que permite que entre el hipnotizador y el hipnotizado se establezca un vínculo mental y sensitivo muy especial. Mediante un proceso relativamente sencillo, el primero puede experimentar las mismas sensaciones físicas que el segundo, aunque ambos se encuentren a muchos kilómetros de distancia y en situaciones completamente distintas. El propósito del viejo profesor es aplicar su revolucionario descubrimiento con fines altruistas (por ejemplo, devolver a personas aquejadas de parálisis la sensación de movilidad) pero su esposa, Estelle, no tiene las mismas aspiraciones. Ella quiere recuperar los goces físicos, los placeres que la edad le ha ido arrebatando. Volver a sentir lo que hace ya mucho tiempo que no siente. E, incluso, ir más allá…



Ficha Técnica

Director: Michael Reeves / Productora: TIGON / Guión: Michael Reeves, Tom Baker y John Burke / Fotografía: Stanley A. Long / Música: Paul Ferris / Montaje: Susan Michie y David Woodward / Intérpretes: Boris Karloff, Catherine Lacey, Elizabeth Ercy, Ian Ogilvy, Sally Sheridan, Alf Joint, Victor Henry, Ivor Dean, Peter Fraser, Maureen Booth, Susan George, Meier Tzelniker, Gerald Campion / Nacionalidad y año: Reino Unido 1967 / Duración y datos técnicos: 87 mins. DVDRip Dual (Español/Inglés)(Subs incrustados)


Comentario

Michael Reeves, como todo el mundo sabe, fue un jovencísimo director británico de trayectoria tan corta como impecable. Nacido en 1943, empezó con apenas 20 años a aprender los gajes de su oficio (como casi todo el mundo, empezando por abajo, of course). Por una de esas casualidades de la vida, en lugar de velar armas en su país, tuvo la suerte de foguearse como técnico y ayudante de dirección en la industria cinematográfica italiana (participando, de esa forma, en varias producciones del Gótico italiano de los 60’s). De hecho, fue en Italia donde filmó su primera película, esa deliciosa mezcla de terror y parodia titulada "The She-Beast" (a.k.a. "La Sorella De Satana", a.k.a "Il Lago De Satana") con 22 años. En 1966 regresó a Gran Bretaña, donde rodó para la Tigon la película que ahora cuelgo, "The Sorcerers". Y en 1968 dirigió su tercera y última peli, la más famosa de todas y la que suele ser considerada su obra maestra: "Witchfinder Genera".

Y no hubo más… A principios de 1969 Michael Reeves murió por una sobredosis de barbitúricos y alcohol (seguramente un suicidio), con apenas 25 años.


Bueh… Pues aquí va la segunda de sus películas. "The Sorcerers" (Los Brujos).

De las tres que dirigió el señor Reeves, ésta es la más sixtie, la más rematadamente deudora de la estética de su tiempo y de su lugar con todo eso del Swinging London y la psicodelia… (Ya saben los que me conocen que esas cosas me vuelven loco. Es una más de mis debilidades). Pero, además, la peli tiene un puntico que la hace única. Todo el mundo parece coincidir en que "Witchfinder General" es la obra cumbre de su director, que fue ahí donde demostró lo que era capaz de hacer y, sobre todo, lo que nos perdimos con su prematura muerte. Pero yo no lo tengo tan claro. Entendedme: No discuto la calidad de "Witchfinder General" ni esa especie de leyenda mitómana que se lamenta de lo que pudo haber sido y no fue… Lo que discuto es que "Witchfinder General" sea, tan claramente, la mejor película de Reeves. Precisamente porque ésta, "The Sorcerers", me parece también buenísima. Un pedazo de peliculón.


Hecha con un presupuesto que rondaría los cinco duros (uno más que "The She-Beast", que costó cuatro, jejeje), catalogada como low-budget en todas y cada una de las reseñas que existen sobre ella (y no mienten, que conste) la película es, desde mi punto de vista, un ejemplo perfecto de hasta qué punto las carencias presupuestarias no sólo no son un problema sino que incluso pueden resultar una virtud cuando detrás de la cámara hay alguien que tiene las ideas claras y la habilidad suficiente. ¿Habéis leído el argumento? ¿Sabéis de qué va la cinta? Bueh… Pues Reeves consigue que sea convincente. Se lo toma en serio. Cree que el espectador es una persona normal e inteligente y actúa en consecuencia. Nos tiene (nos tenía) respeto, coñe.

Eso es algo que caracteriza las tres películas de Reeves. El respeto por el espectador. En "The She-Beast" lo conseguía a base de introducir, de forma muy consciente, toques de humor en el argumento (algunos diálogos resultan antológicos), en "Witchfinder General" ambientando con absoluta precisión la trama en un momento histórico concreto, reconocible (la guerra civil inglesa y el destronamiento del rey Carlos por Cromwell y sus roundheads).

Y en ésta dándole un tratamiento crudo, áspero, poco complaciente (con lo que, aparte de salvar la escasez presupuestaria, confiere verosimilitud a lo que nos está contando); utilizando una fotografía sucia, descuidada, casi documental; yendo al grano; prescindiendo de tonterías; retratando un Londres de 1966-67 reconocible y, al mismo tiempo, extraño; planteando una historia con más implicaciones de las que, al principio, parece. Siendo serio. Tomándonos en cuenta. Creyéndoselo.

Durante muchos años, cuando yo leía algo sobre Michael Reeves y su halo de promesa truncada no podía evitar pensar que había algo de sobrevaloración en torno a él. Que su prematura muerte lo había mitificado un poco. Es algo que se da mucho entre los aficionados (no sólo al cine de terror… Los adoradores de casi cualquier manifestación de la cultura pop somos, aunque a veces lo neguemos, unos mitómanos enfermizos). Que no era para tanto, vaya…

En aquel entonces yo sólo había visto la inevitable "Witchfinder General"; y aunque reconocía que era una buena película pensaba que la cosa se había hinchado un tantico.

En los últimos dos años he conseguido ver, por fin, las otras dos películas de Reeves. "The She-Beast" es una obra absolutamente menor pero resuelta con una habilidad sorprendente que me dejó una impresión maravillosa. Pero fue sobre todo ésta que ahora cuelgo la que me convenció del talento de Reeves y de que, mitomanías y exageraciones aparte, verdaderamente era un tipo muy interesante que podría habernos regalado auténticas maravillas si no hubiese muerto en 1969. (¿Qué hubiera hecho durante los primeros 70’s? ¿Habría “sobrevivido” creativamente a esa especie de momento de inflexión que es 1973-74? ¿Hubiese dado continuidad al viejo brit-terror de los 60’s actualizándolo con mejor suerte que los demás?). Sí, mes amis. Fue esta película la que terminó de hacerme ver que las reseñas sobre Michael Reeves no eran tan exageradas. Que había bastante verdad en esa especie de hagiografía mitómana. Y no porque esta cinta me parezca mejor que "Witchfinder General" (aunque, como he dicho antes, la cosa podríamos discutirla) sino porque, a veces, para darse cuenta de las cosas, para apreciarlas como verdaderamente son, hay que tener una visión de conjunto (que decían los viejos profesores universitarios… Ya sabéis… aquel cuentecillo hindú del elefante y los ciegos…).



Hay otra cosa que me parece reseñable de la cinta. Como es evidente, entre los intérpretes está, con todos los honores, el maravilloso Boris Karloff. Todos sabéis que durante los años 60’s el bueno de Mr. Karloff participó en varias películas de serie B y Z (americanas, inglesas, italianas, españolas e incluso mexicanas) por necesidades estrictamente alimenticias. Y aunque es cierto que en todas y cada una de ellas demostró su profesionalidad y buenhacer (Karloff fue un actorazo siempre. En lo mejor y en lo peor. Era incapaz de trabajar mal, el caballero) también es verdad que, en muchas ocasiones, los productos en los que se vio obligado a trabajar dejaban mucho que desear y que no pueden ser considerados precisamente hitos en una carrera que, al final de su vida, estaba ya muy lejos de las glorias de los años 30 y 40. En buena parte de esas películas la presencia de Karloff era más una excusa que otra cosa… El anciano actor era utilizado (en el sentido literal de la palabra) como una mezcla de reclamo y de coartada para dotar a las cintas de un glamour impostado o de una seriedad de la que carecían. Por supuesto, en esos casos Mr. Karloff resultaba totalmente desaprovechado (y mira que es difícil). Bueh… Pues en esta, sobra decirlo, nada de eso sucede.

Bien es verdad que, a primera vista, estamos ante otro de esos low-budgets quintaesenciales en los que la aparición del entrañable señor Karloff parece una anécdota. Pero no, mes amis. Ignoro si la presencia del viejo actor fue una imposición de la productora (la Tigon volvió a contar con Karloff en 1968 para "The Curse Of The Crimson Altar") pero si lo fue, y Reeves se encontró con que la cosa formaba parte del paquete, a fe mía que supo aprovecharlo. Porque, como he dicho, en esta película Boris Karloff no está “malempleado”. El anciano actor borda un papel importante y complejo, esencial, maravilloso. En "The Sorcerers" Karloff es plenamente Karloff, no una excusa ni una especie de cameo legitimador (y eso que ya tenía gravísimos problemas de movilidad… Pero incluso esa circunstancia es aprovechada por Reeves, como podéis comprobar volviendo a echar un vistazo al argumento). Vamos, que fuera o no una imposición, el caso es que Michael Reeves acoge a Karloff con todo el cariño, toda la admiración que un icono del cine de terror clásico como él merecía. Y le da suficiente espacio como para que desarrolle sus cualidades. Cuenta con él. Lo honra. E, indirectamente, nos brinda a los aficionados un motivo más para disfrutar la peli.


Por cierto, que la presencia de Karloff y de su esposa, maravillosamente interpretada por la inquietante Catherine Lacey, es parte esencial de una pseudo-tesis que algunos han querido ver en la película y que, a decir verdad, parece bastante evidente. Según ciertas reseñas e interpretaciones, la siniestra presencia de los viejos, que dominan y manejan las voluntades de los jóvenes protagonistas (sobre todo del inevitable –en las películas de Reeves- Ian Ogilvy), vampirizando además sus sensaciones físicas no es sino una metáfora del conflicto generacional que en los años 60’s era una realidad palpable, visible, omnipresente. La cosa, de tan obvia, casi resulta un poco risible. Aunque es posible que sea cierta y que el jovencísimo Reeves jugase a ese juego… Los jóvenes yeyés, modernos y desprejuiciados, inocentemente hedonistas, transparentes en sus ganas de pasarlo bien y de gozar de la vida por un lado. Y los viejos siniestros, frustrados, amargados, envidiosos de los goces juveniles y llenos de maldad y perversión que utilizan a los otros para sus propios y malignos fines (en realidad la cosa sería más aplicable a Estelle que a Marcus… Pero vale como resumen) por el otro. Ya digo… de tan tópico resulta un poco grosero. Pero podría ser... Los 60’s, en ese aspecto, no fueron especialmente sutiles.


Pues nada, mes amis. Aquí va la película. Se trata de un ripeo de una edición española en DVD que, por lo que sé, ya está descatalogada. He mantenido el audio en dual castellano/inglés. A ese respecto he de decir que el doblaje español no es especialmente brillante (y mira que he defendido veces la calidad de nuestros dobladores… La cosa es dejarme mal). Tal vez porque se hizo deprisa y corriendo para alguna edición en VHS en los 80’s o, quizás, para esta misma en DVD.



Como curiosidad, señalar que aunque en todos los sitios fechan la peli en 1967 al verla no he podido evitar tener la impresión de que fue rodada un año antes. Me explico: sé que suena a broma andar hilando tan fino con un año de más o de menos, pero a mí las ropas y cortes de pelo que lucen los jóvenes actores me suenan mucho más a 1966 que a 1967. De hecho, hay varias escenas en una especie de night-club en el que actúan grupos de rock’n’roll. Y la forma de vestir de los asistentes y de los mismos músicos parece más propia de 1966 que del año siguiente. No hay kaftanes, bigotes, detalles orientalizantes ni pañuelos de colores… cosas que eran omnipresentes en 1967. Incluso la canción del principio suena a Freakbeat (un estilo casi exclusivo del año 1966). Bueh… pues eso… Tonterías mías que no tienen mayor importancia.

Pues nada, mes amis, que voacés disfruten la peli tanto como lo he hecho yo.





Links descarga

(Rapidshare)


http://rapidshare.com/files/352061160/Los_Brujos_by_Sgt_Howie.avi.001
http://rapidshare.com/files/352109867/Los_Brujos_by_Sgt_Howie.avi.002
http://rapidshare.com/files/352137409/Los_Brujos_by_Sgt_Howie.avi.003
http://rapidshare.com/files/352170395/Los_Brujos_by_Sgt_Howie.avi.004
http://rapidshare.com/files/352202035/Los_Brujos_by_Sgt_Howie.avi.005
http://rapidshare.com/files/352235374/Los_Brujos_by_Sgt_Howie.avi.006
http://rapidshare.com/files/352265353/Los_Brujos_by_Sgt_Howie.avi.007
http://rapidshare.com/files/352308063/Los_Brujos_by_Sgt_Howie.avi.008
http://rapidshare.com/files/352352264/Los_Brujos_by_Sgt_Howie.avi.009
http://rapidshare.com/files/352397178/Los_Brujos_by_Sgt_Howie.avi.010
http://rapidshare.com/files/352419068/Los_Brujos_by_Sgt_Howie.avi.011
http://rapidshare.com/files/352439640/Los_Brujos_by_Sgt_Howie.avi.012

(Megaupload)


http://www.megaupload.com/?d=QX0ZXARI
http://www.megaupload.com/?d=LY0LCQP1
http://www.megaupload.com/?d=TUB3IZBN
http://www.megaupload.com/?d=GMTHZBKW
http://www.megaupload.com/?d=RHN941C7
http://www.megaupload.com/?d=EF99JWAZ
http://www.megaupload.com/?d=H2T8LGZS
http://www.megaupload.com/?d=AH6PYX26
http://www.megaupload.com/?d=QG7QT772
http://www.megaupload.com/?d=X791CJ2W
http://www.megaupload.com/?d=9SPT82RU
http://www.megaupload.com/?d=YUTSW8C1







1 comentario:

DAVIDEOMUSIC73 dijo...

poco mas de un año antes de su muerte, mi idolo,el maestro de maestros boris karloff, nos da en las escenas que sale una catedra de cine ,porque sin el,la pelicula es muy floja,y el le da otra dimension al film(caso agudizado en la española-bodrio;el coleccionista de cadavers de santos alcocer, y ya ni te cuento en las 3 mexicanas de j.ibañez;donde karloff estaba tan enfermo y comido por la artrosis, que las escenas las filmaba en inglaterra y luego, se ingertaban en las peliculas....que grande era karloff, tronkis....