viernes, 30 de julio de 2010

La Mosca (1958) (V.O.S.E.) ("The Fly")



Nuevo repost de un clásico ya posteado antes, en versión Original con subtítulos incrustados (dentro del archivo rar). Si preferís la versión doblada, sólo debéis ir al post original, a través de este Link






(Título original: "The Fly")


Sinopsis:

Cuando François Delambre recibe la noticia de la muerte de su hermano, el científico André, todo apunta a un homicidio por parte de la esposa de éste, Hélène. Su declaración hace creer a la policía que están tratando con una demente: según ella, tras un fallido experimento con la traslación de materia, su marido quedó transformado en un horrible monstruo y le pidió que le destruyera. Sólo existe una prueba que puede demostrar la cordura de Hélène: una mosca con la cabeza blanca...




Ficha Técnica

Director y productor: Kurt Neumann / Producción: Twentieth Century Fox / Guión: James Clavell, basado en el relato "The Fly" de George Langelaan / Fotografía: Karl Struss / Efectos fotográficos especiales: L. B. Abbott / Música: Paul Sawtell / Montaje: Merrill G. White / Dirección artística: Lyle R. Wheeler, Theobold Holsopple / Decorados: Walter M. Scott, Eli Benneche / Vestuario: Adele Balkan / Maquillaje: Ben Nye / Intérpretes: Al Edison (André), Patricia Owens (Hélène Delambre), Vincent Price (François), Herbert Marshall (Inspector Charas), Kathleen Freeman (Emma), Betty Lou Gerson (enfermera Andersone), Charles Herbert (Philippe Delambre), Eugene Borden, Harry Carter, Charles Tannen, Torben Meyer... / Nacionalidad y año: USA 1958 / Duración y datos técnicos: 94 min. DeLuxe color. Cinemascope.






Comentario

En un tiempo en el que las mutaciones físicas generadas por la radiación atómica estaban a la orden del día, La mosca se presenta como un caso insólito dentro de la ciencia-ficción de los años 50. Partiendo de la vieja premisa de los experimentos científicos, el film de Neumann nos conduce a lo largo de 90 minutos hacia el inquietante universo del horror, basándose fielmente en un relato de George Langelaan, que algún crítico consideró como "el cuento más terrorífico escrito en el siglo XX".

Tanto el relato como el film se plantean en su comienzo como una trama policial que, a medida que vaya atando todos sus cabos, irá desvelando una realidad mucho más aterradora que la que un simple asesinato puede suponer.

El film se abre con la muerte de André, genial científico y feliz padre de familia a la vez. Su mujer Hélène, que accionó la prensa hidráulica que lo aplastó, asegura que lo hizo por voluntad de su marido. El comportamiento de ésta, extrañamente complacido, se ve perturbado cada vez que ve una mosca. Ante la sorpresa de su cuñado, François (un Vincent Price alejado de sus habituales papeles), éste le pide que le cuente todo lo sucedido. Así, un largo flashback nos muestra el hogareño marco familiar en el que irrumpirá el desastre. Durante toda esta parte del metraje, el espectador asiste a un idílico entorno en el que todo es felicidad: él es un científico optimista y de ideas progresistas que valora al ser humano por encima de todo ("para él la vida era sagrada", se nos sugiere varias veces), y que vive enamorado de su esposa, de su hijo y de su laboratorio; ella es la comprensiva madre a la que nos tienen acostumbrados los films y seriales de los 50, dispuesta a lo que sea por su marido. Es aproximadamente a los sesenta minutos de metraje cuando se introduce el elemento que va a dar un giro a esta viva representación del american way of life. La sutileza con que se nos va mostrando esta desviación de la cotidianidad es admirable: durante unos días el científico permanece encerrado en su laboratorio sin que se nos explique la causa; unas notas por debajo de la puerta del laboratorio anuncian a la esposa que algo no va bien; posteriormente, André accede a que Hélène entre en la habitación, y él lleva puesto una tela negra que le cubre la cabeza. Ha habido un pequeño fallo en el experimento, se nos anuncia, y la única solución estriba en encontrar la mosca que lo provocó. Comienza entonces la desesperada búsqueda del entrometido insecto. El sonido aquí constituirá un factor importante que es utilizado hábilmente: los golpes de los que la sufrida esposa y el científico se sirven para comunicarse, ante la imposibilidad de éste de hablar; el sonido que André produce al sorber una taza de té con ron; el escalofriante maullido del gato de la casa en un fracasado intento de teletransportarlo...

En este entorno repentinamente hostil, el más trivial elemento de la naturaleza se puede convertir en la imagen más pesadillesca, como la que nos muestra la inolvidable secuencia final, ejemplo de la crueldad con que se puede dar conclusión a uno de los filmes más brillantes que haya dado la ciencia-ficción de la era atómica.





Anécdotas

 La impactante secuencia final tuvo que ser repetida varias veces ante los ataques de risa que se producían en los protagonistas: ni Herbert Marshall ni Vincent Price pudieron evitar soltar una carcajada mientras contemplaban una mosca con la cabeza de Al Hedison pidiendo auxilio.  La labor de maquillaje jugó un importante papel. Para la citada secuencia de la mosca con cabeza humana, se empleó pegamento que recubría al actor simulando la telaraña. Por otra parte, para el humano con cabeza de insecto se utilizó una especie de mascarilla de gas a la que se añadieron dos placas semicirculares a modo de enormes ojos.

A La mosca le siguieron dos inevitables secuelas, en vista del éxito obtenido: El regreso de la mosca (Return of the Fly, 1959) dirigida por Edward L Bernds, y Curse of the Fly (1965), del irregular Don Sharp y producida en el Reino Unido. Ambas se rodaron en blanco y negro, algo extraño teniendo en cuenta que la original se rodó en color y constituía un factor importante en el film (los tonos verdes del laboratorio, los fluorescentes de la máquina teletransportadora...). Los resultados fueron bastante mediocres en ambos casos, si bien la primera secuela la salva la presencia de Vincent Price. 



Links

(Rapidshare)


http://rapidshare.com/files/409882154/moscardon.part01.rar
http://rapidshare.com/files/409876047/moscardon.part02.rar
http://rapidshare.com/files/409869403/moscardon.part03.rar
http://rapidshare.com/files/409861125/moscardon.part04.rar
http://rapidshare.com/files/409856089/moscardon.part05.rar
http://rapidshare.com/files/409852543/moscardon.part06.rar
http://rapidshare.com/files/409847268/moscardon.part07.rar
http://rapidshare.com/files/409843382/moscardon.part08.rar
http://rapidshare.com/files/409840067/moscardon.part09.rar
http://rapidshare.com/files/409815714/moscardon.part10.rar
http://rapidshare.com/files/409807772/moscardon.part11.rar

(Megaupload)


http://www.megaupload.com/?d=D7QM8B0M
http://www.megaupload.com/?d=UH80LNGE
http://www.megaupload.com/?d=4FFL6A6D
http://www.megaupload.com/?d=8SURFP8U
http://www.megaupload.com/?d=MKY6SBGM
http://www.megaupload.com/?d=1DVVWTKY
http://www.megaupload.com/?d=BEFQ8707
http://www.megaupload.com/?d=9K4NY115
http://www.megaupload.com/?d=XSM3OHFV
http://www.megaupload.com/?d=40GADH21
http://www.megaupload.com/?d=A2ZA101W

Pass: caprimosca




5 comentarios:

Anónimo dijo...

He encontrado el blog de casualidad, te añado a mis feeds sin dudarlo.

Muchas gracias por compartir estos clasicazos.

Un saludo

Luis dijo...

Me parece que la imagen está un tanto comprimida de lado y los protagonistas se ven "flaquitos".
Aprovecho al mismo tiempo para agradecerte por tantas películas que hicieron felices mís días de adolescencia.

Zer dijo...

Tienes razón. Pero con ajustar el reproductor, arreglado.

guss dijo...

hola. el link 11 no sirve, arroja error, si podes arreglar te lo agradesco. ok un abrazo

miguelchillan dijo...

Estimado: puedes volver a subir el link 11 de rapidshare, no funciona y es el último que me falta...por favorrrrrrrr


Gracias y buen trabajo!!!!!