domingo, 18 de julio de 2010

Neither The Sea Nor The Sand (1972) (Dual Esp/Inglés)




sinopsis:

Anna es una mujer treintañera, casada y en plena crisis conyugal que visita la islita anglonormanda de Jersey. Allí conoce a Hugh, un mozarrón local de mandíbula cuadrada, bastante más joven que ella, del que (como mandan los cánones de las historias románticas tipo Barbara Steele y similares) se enamora perdidamente. Los recién estrenados amantes se dedican a mirarse a los ojos, pasear por hermosos paisajes, escuchar el oleaje, conocerse en el sentido bíblico de la expresión (ejem) y jurarse amor eterno mientras Anna renuncia a su matrimonio y, de paso, hacen una escapada a Escocia (para seguir haciendo lo mismo… esto es: mirarse a los ojos, pasear por hermosos paisajes clavadicos a los anglonormandos, escuchar el oleaje de nuevo, tener ayuntamiento carnal con regular frecuencia y volver a jurarse amor eterno). En éstas que Hugh (quién lo diría… siendo el más joven de la pareja) sufre un ataque al corazón y muere en brazos de Anna, en una playa preciosa y un marco incomparable. Bueh… Pues punto y final. Fue bonito mientras duró, la vida es cruel y las historias de amor con final trágico son las más enternecedoras ¿Verdad…?

Pues no, mes amis… Esto es una película de miedo. Y recuerden voacés que antes he dicho que los dos amantes se habían jurado “amor eterno”. Literalmente…



Ficha Técnica

Director: Fred Burnley / Productora: TIGON Films. / Guión: Gordon Honeycombe y Rosemary Davies (basado en la novela del primero) / Fotografía: David Muir / Música: Nachum Heiman / Montaje: Norman Wanstall / Intérpretes: Susan Hampshire, Michael Petrovich, Frank Finlay, Michael Craze, Jack Lambert, Betty Duncan, David Garth, Anthony Booth / Nacionalidad y año: Reino Unido 1972 / Duración y Datos Técnicos: 110 min. Color. DVDRip Dual Castellano/Inglés) 


Comentario



Estaba yo el otro día haciendo unos conjuros mágicos en la cripta que tengo debajo de mi casa (nada… Una cosa de encargo por cuenta de un amigo mío que está afiliado a un partido político y que quiere que a determinado candidato le caiga un piano encima cuando va por la calle. Bueh… Y de paso que mirase a ver si podía conseguir que le tocase el cupón de la ONCE) cuando, inopinadamente, realicé alguna operación de forma incorrecta y en medio de la estancia se materializó el demonio Pulgatómika. Como es un diablo del infierno al que conozco desde hace un tiempo y que me debía un favor, me dijo que le pidiese un deseo, el que fuera, que me lo concedía en el acto… Pillado de improviso, dudé un momento sin saber qué elegir entre todo lo que tenía en mente (la paz en el mundo, que terminase la crisis, que Bill Gates muriese de repente dejándome heredero de toda su fortuna, que mi jefe resultara ser un criminal de guerra serbio al que va a juzgar el Tribunal Penal de La Haya, que mi señora esposa se convirtiese en una especie de clon de Scarlett Johansson… cosas así). El caso es que me puse nervioso y al final me decidí por pedirle que montase un audio en castellano (procedente de un VHSRip) sobre el ripeo de un DVD de Neither The Sea Nor The Sand que yo tenía. Cuando uno se ve tan presionado, obligado a pedir algo sobre la marcha, así, de sopetón, pasan estas cosas…


Alguna vez he comentado cuánto me llama la atención eso que los angloparlantes (tan modernos y finos ellos) denominan Crossover y que nosotros, vulgares y pobretones descendientes de romanos muertosdehambre denominamos, prosaicamente, Cruce De Géneros. Sobra decir que cuando hablo de géneros (y de cruce) doy por hecho que uno de ellos es el de Terror, por supuesto…

Y es que, de todos los géneros cinematográficos, el más dado a cruzarse (el más promiscuo, podríamos decir) es el terrorífico. Porque casi no hay palo que no haya tocado ni cama en la que no se haya metido (ejem). Piénsenlo vuesas mercedes: el Terror es un Casanova insaciable que ha flirteado con todos los demás géneros que en el mundo han sido. Con la Ciencia-Ficción forma un matrimonio estable e indestructible (resulta difícil deslindar dónde empieza el uno y termina la otra… Aunque la cosa viene de muy atrás. De la misma literatura. Piensen voacés que a principios del siglo XIX se publicó Frankenstein O El Moderno Prometeo de Mary Shelley).

Algo parecido ocurre con el tema Histórico (lo que demuestra que nos encontramos con un evidente caso de bigamia). Y también en este caso el matrimonio Terror-Ficción Histórica viene de largo. Desde el mismísimo nacimiento de la literatura de miedo como género independiente y reconocible en el siglo XVIII (¿Qué otra cosa fue la novela gótica inglesa, coñe?).

No obstante, quiero señalar una cosa que, en este punto, me trae a mal traer: Aunque hay montones de películas de terror con ambientación “de época” (sobre todo del siglo XIX, pero también del XVIII, XVII y una indefinida y encantadora Edad Media que casi siempre está, infaliblemente, entre los siglos XIII y XIV. Aunque muy idealizados, eso sí) encuentro a faltar incursiones del género en otros periodos cronológicos. No sé… Imaginen voacés una peli de miedo ambientada en tiempos del Califato de Córdoba; o durante las grandes migraciones de los siglos V y VI; o en el Egipto ptolemaico; o en la Britania romana del siglo III. Sí… ya sé que en una película española de 1971 titulada “Pastel De Sangre” aparece un episodio de tema vampírico ambientado en tiempos del Imperio romano (originalísima idea) pero es un caso aislado y, además, absolutamente fallido. Y el único ejemplo que se me ocurre de algo parecido y bien resuelto es esa peli titulada “El Guerrero Número Trece”, protagonizada por Antonio Banderas, basada en una novela de Michael Crichton (la única que a mí me gusta de ese hombre, por cierto) y ambientada en un nebuloso siglo IX lleno de vikingos y embajadores abbásidas más o menos desubicados (y, por eso mismo, eficaz, originalísima y estimable. Y, hasta cierto punto, de miedo, coñe). Urgentemente reivindicable, por cierto.

Ésas son las esposas oficiales. Las que reconoce la ley del profeta. Luego están las amantes ocasionales y las concubinas permanentes, aceptadas y formales. Porque, como el incorregible seductor que es, el Terror ha flirteado (y llegado a mayores) con todo lo que os podáis imaginar. Desde el Western (“Ravenous”, “Desapariciones”, “Billy The Kid Vs Dracula”, “El Charro De Las Calaveras”, “La Noche De Los Gigantes”) hasta el bélico (“Deadwatch”, “El Torreón”, “Dog Soldiers”) pasando por el cine negro (“El Corazón Del Ángel”), el de aventuras (“Caltiki, Il Mostro Immortale”, “La Montaña Del Dios Caníbal”), el de capa y espada (“Captain Kronos, Vampire Hunter” o esos ejemplos recientes –e infumables- que son “Van Helsing” y “Solomon Kane”) e incluso el musical (que nadie se ría… ¿Os acordáis de “The Wicker Man”? Seguro que sí, ejem). Si aceptamos “El Hombre Lobo De Washington” como cine político y “Cabeza Borradora” como cine de autor (que lo es) y algunas más por ese estilo, yo creo que el espectro queda completo…


Bueh… Me he dejado un género en la recámara. A mala leche, claro está. El drama romántico. Ya sabéis: Todas esas historias de amor más o menos dramáticas y un puntico tremendonas que cuando éramos pequeños (los chicos, digo) pensábamos que sólo les gustaban a nuestras madres y abuelas. Y a las niñas que iban a nuestra clase (a ellas también, supongo… Ahora no me acuerdo bien, pero esa especie de pseudo-machismo infantil es una cosa que estará investigada).


Cuando entro en una de esas librerías grandes que son casi las únicas que existen ahora (tipo Fnac, El Corte Inglés o La Casa Del Libro) hay tres grandes estanterías en las que nunca me detengo porque no me interesan absolutamente nada. La de Más Vendidos o Best Sellers (allá cada cual con sus gustos y preferencias… Al fin y al cabo, hasta a Adolfo Hitler lo eligieron en elecciones democráticas y por mayoría), la de Novela Histórica (me apasiona la historia y, al mismo tiempo, soy un lector compulsivo de novela ¿Hace falta explicar más? Pues eso) y la de Novela Romántica (todos esos volúmenes grandes en rústica, lomos en color rosado o lila y letras doradas, con señoritas pechugonas vestidas con ropajes rasgados abrazadas por maromos de mandíbula cuadrada y brazos musculados como una especie de Conan-de-andar-por-casa sobre un fondo de atardecer rojizo en la portada echan para atrás al más pintado. Coñe… Es que hasta da vergüenza que te pillen cerca si te encuentras con alguien en la librería…).


Bueh… pues fijen voacés esa imagen. La de esos libros en rústica del último estante. Porque precisamente de eso se trata en el caso de esta película. De maridar una historia de Terror en sentido estricto con el argumento de una de esas novelas de lomo rosa y letras doradas que conocemos como “Románticas”.

Hay otras películas de miedo en las que aparecen historias de amor. Muchísimas. E incluso algunas en la que la subtrama erótico-amorosa es particularmente importante. Desde “La Llamada” (1965) de Setó hasta el “Drácula” (1992) de Coppola, los ejemplos serían interminables.

Pero, en todas ellas, la adscripción al género terrorífico es lo que las verdaderamente define y el pespunte amoroso-sensual no es sino un elemento secundario, más o menos importante, pero no básico ni indispensable. No son crossovers, vaya.


En ésta no. En ésta el cruce de géneros es la propia razón de ser de la película. Porque lo que hace “Neither The Sea Nor The Sand” es mezclar los dos ingredientes (el terror y el drama romántico) sin pudor alguno y hasta las últimas consecuencias.


No conozco la novela de Honeycombe en la que se inspira el guión (que el propio autor adaptó, por cierto). Y, de hecho, ignoro si me estoy pasando un poco y la obra original no era, estrictamente, una de esas historietas de amor romántico al estilo de las de Barbara Steele. Es más, por lo que sé hubo algunos cambios en el guión que, según el autor, modificaban completamente el espíritu original de su historia (en la novela, según parece, la protagonista femenina era una chica jovencita y el mozarrón era un caballero de mediana edad. El detalle tiene su importancia). Pero, en cualquier caso, el resultado está a la vista. Y lo que queda es un pluscuamperfecto crossover entre el terror sobrenatural y el drama romántico más o menos lacrimoso.


Por la parte amorosa y romancesca aparecen todos los ingredientes del melodramón de lágrima fácil que hace las delicias de los aficionados (mejor dicho... de las aficionadas. Para qué nos vamos a engañar con correcciones políticas innecesarias). Mujer casada treintañera con matrimonio en crisis, mocetón de aspecto sensible y viril a la vez (y si puede ser, con cierto aire meridional, que es algo que siempre queda bien), paisajes hermosos, atardeceres interminables, el furioso batir de las olas contra las rocas de los acantilados, los paseos por la playa bien abrazadicos los dos, las puestas de sol, las escenas de cama delicadamente apasionadas (tiernas y fogosas al mismo tiempo, al gusto del respetable), los jerséis de lana de oveja de las islas Shetland, el leve desafío a las convenciones (“a la mierda el qué dirán, cariño mío”), las confidencias junto a la chimenea a primera hora de la noche, el viento despeinando elegantemente los flequillos y las declaraciones de amor eterno mirándose fijamente a los ojos. Y todo rematado, como mandan los cánones, por una escena trágica, inevitable y resolutiva en la que uno de los dos amantes (en este caso el moreno y apuesto Hugh) muere y sume en la más absoluta desolación al otro (la rubia y adorable Anna).


Y a partir de ahí entra en escena la parte terrorífica y sobrenatural, mes amis. Y lo hace también a conciencia. Porque, como he comentado en la sinopsis, los dos amantes se habían jurado amor eterno. O, mejor dicho, se habían prometido el uno al otro no separarse nunca. Y, como cualquiera puede imaginar, el bueno de Hugh cumple su promesa. No deja a Anna en la estacada, no señor. Hugh es un tipo serio y formal y lo suyo no es un calentón de verano. Lo suyo es para siempre.


¿Alguno de vosotros ha leído un relato de Jacobs, escrito en el siglo XIX y titulado La Pata De Mono? Es una de las historias de terror clásico más conocidas y eficaces (y mira que hay). Bueh... Pues, de alguna forma, en esta película (y en la novela original de Honeycombe) se juega un poco con lo que el cuento de Jacobs planteaba. Vamos, que Honeycombe tenía en mente la historia escrita en el siglo XIX al escribir la suya.

Efectivamente, no destripo nada si os digo que Hugh, cumpliendo su palabra, vuelve junto a Anna después de muerto. Lo curioso y lo realmente original de la película es la forma en que lo hace. Y el desarrollo que la historia tiene a partir de ese momento.


Que quede claro, por enésima vez, que esto es, en el fondo, una peli de miedo. Vamos, que no es Ghost ni nada parecido. Hugh vuelve en cuerpo y alma (bueh... lo del alma sería opinable). Algo torpón, silencioso e inexpresivo, sí, pero reconocible, absolutamente corpóreo y tangible.

Anna lo recibe al principio alborozada y feliz. El milagro del amor ha vencido a la propia muerte y los dos amantes están juntos para siempre. Pero ocurre que el mozo está, real, inevitablemente, muerto; y eso complica un poquico las cosas. El hermano de Hugh es consciente de lo terrible (lo casi blasfemo) de la situación. El resto de la gente no debe saber lo que está ocurriendo (¿Cómo vas a explicar algo así?), hay cosas que ya no resultan tan fáciles y naturales como al principio incluso para la pareja más enamorada del mundo (jejeje) y, para colmo, la naturaleza sigue su curso y ya se sabe que los cuerpos muertos terminan (esto... ejem...) sufriendo un proceso físico que conocemos como “descomposición”.


Pues eso... Imagínenselo voacés.


¿Recuerdan vuesas mercedes una canción de finales de los 80’s o principios de los 90’s que se titulaba Mi Novio Es Un Zombi? Era de Alaska Y Dinarama (¿O ya habían mutado en Fangoria?) aunque la versión original la había escrito Nacho Canut para su banda paralela Los Vegetales. ¿La recuerdan? Bueno... Pues ésa es la idea, mes amis.


Porque, efectivamente, el bueno de Hugh no es otra cosa que un zombi; un zombi como la copa de un pino (mal que le pese a la rubia y enamorada Anna).


Recuerdo que hace unos meses comenté, en otro foro, algo sobre la película ésta. Alguien me preguntó qué pensaba yo sobre el personaje del muerto revivido, si era un fantasma o un zombi strictu-sensu. Y, reconociendo que no se agota en un solo aspecto (sobre el tema hay opiniones y la mía no vale nada) yo contesté que lo consideraba un zombi más que otra cosa. Un zombi, sí señor. Aunque un zombi pre-Romero (y no del todo... lo de pre-Romero, digo... Porque algo debe al arquetipo fijado en “The Night Of The Living Dead” de 1968). Y, sobre todo, un zombi enamorado (para que veamos que también tienen su corazoncito).


En su momento, el público, la crítica y los distribuidores no debieron verlo tan claro. Sobre todo porque el título con el que la peli apareció en USA parece jugar a otra cosa. Efectivamente, en los Estados Unidos la cinta fue titulada “The Exorcism Of Hugh”, seguramente intentando aprovechar la estela de la moda que “El Exorcista” de Friedkin (estrenada a finales de 1973) implantó. Para cualquier que vea la película, la trampa de los distribuidores americanos es evidente, porque en “Neither The Sea Nor The Sand” no hay exorcismos, diabolismos, posesiones ni nada que se le acerque remotamente. Esto, como he dicho al principio, es una mezcla de drama romántico y terror de la vieja escuela. Para el caso, hubiesen hecho mejor eligiendo como título Zombies In Love. Al menos no habrían mentido.


Bueh... Y ya me he enrollado bastante, así que voy a ir terminando.


Aquí les dejo, mes amis, la película para que le echen un vistazo y saquen sus propias conclusiones, que son las que valen, al fin y al cabo. Pero antes quiero dejar claro que a mí me ha parecido, de siempre, una peli interesantísima, original y muy bien resuelta. Toda la segunda parte, la de la presencia sobrenatural del muerto viviente Hugh, está verdaderamente lograda y no chirría en ningún momento, (a pesar del carácter fantástico de lo que está contando). Las reacciones de Anna (Susan Hampshire) a las diferentes situaciones, desde la aparición de su amante revivido a la progresiva decadencia física y la descomposición que su cuerpo (animado pero, en el fondo, muerto) va sufriendo, son perfectamente razonables y, lo que es más importante, creíbles. El miedo aquí no surge de ninguna amenaza evidente, de ninguna escena desagradable o epatante. Lo inquietante, lo desazonador es la propia situación... Hay un poso de horror incómodo y (por utilizar una terminología algo forzada) blasfemo en la aparente naturalidad con que Anna acepta la presencia de su amante muerto, lo acaricia, lo acomoda en el salón y lo arropa frente al fuego. Como lo hay en la progresiva constatación de su repugnancia, leve al principio, evidente al final, ante los cambios “físicos” que el cuerpo de Hugh va sufriendo (incluido el hedor de la corrupción).


Y ya vale, que cada día estoy más pelma y más insoportable.


La peli es un DVDRip hecho por mí de una edición británica que tenía desde hace ya tiempo. Como he comentado, encontré un VHSRip en castellano y le pedí a maese Pulgatómika que montase el audio sobre mi ripeo. La calidad de imagen, creo yo, es muy buena. Y la de sonido también.

Al hacer el montaje maese Pulga sólo incluyó el audio en castellano (Fue culpa mía. Se me pasó decirle que mantuviese el carácter dual... y eso que lo comentamos expresamente. Pero ya digo, fue un despiste mío). Así que cuando tuve la versión doblada, y para no volver a molestar a maese Pulga, intenté yo mismo añadirle el audio inglés. Ya he dicho que soy más torpe que un cerrojo, pero algo tan sencillo sí que puedo hacerlo. No obstante, por la razón que sea el VirtualDubMob no me dejó trabajar y al final recurrí a otro amigo llamado maese Arch Stanton (a él no tuve que amenazarle con nada. Ni me debe ningún favor. Simplemente odia a toda la humanidad lo suficiente como para colaborar conmigo en mis proyectos y refocilarse luego en todo el mal innecesario y gratuito que voy sembrando aquí y allá, jejejeje) que fue el que añadió el audio inglés al montaje de maese Pulga.


Esta vez no está cortada con File Splitter & Joiner sino con Winrar. Está subida a Rapidshare y Megaupload. Los archivos, como es evidente, son intercambiables y el peso total del archivo .avi resultante es de más de 1,6 Gb.


Pues eso, que la disfruten voacés. Yo lo he hecho. Mucho.






Links descarga

(Rapidshare)


http://rapidshare.com/files/392774696/Neither_The_Sea_Nor_The_Sand__1972_.Dual_esp-eng.by.pulgatomika.y.SargentoHowie.part01.rar.html
http://rapidshare.com/files/392788750/Neither_The_Sea_Nor_The_Sand__1972_.Dual_esp-eng.by.pulgatomika.y.SargentoHowie.part02.rar.html
http://rapidshare.com/files/392805291/Neither_The_Sea_Nor_The_Sand__1972_.Dual_esp-eng.by.pulgatomika.y.SargentoHowie.part03.rar.html
http://rapidshare.com/files/392829345/Neither_The_Sea_Nor_The_Sand__1972_.Dual_esp-eng.by.pulgatomika.y.SargentoHowie.part04.rar.html
http://rapidshare.com/files/392838507/Neither_The_Sea_Nor_The_Sand__1972_.Dual_esp-eng.by.pulgatomika.y.SargentoHowie.part05.rar.html
http://rapidshare.com/files/392848140/Neither_The_Sea_Nor_The_Sand__1972_.Dual_esp-eng.by.pulgatomika.y.SargentoHowie.part06.rar.html
http://rapidshare.com/files/392858639/Neither_The_Sea_Nor_The_Sand__1972_.Dual_esp-eng.by.pulgatomika.y.SargentoHowie.part07.rar.html
http://rapidshare.com/files/392871751/Neither_The_Sea_Nor_The_Sand__1972_.Dual_esp-eng.by.pulgatomika.y.SargentoHowie.part08.rar.html
http://rapidshare.com/files/392883697/Neither_The_Sea_Nor_The_Sand__1972_.Dual_esp-eng.by.pulgatomika.y.SargentoHowie.part09.rar.html
http://rapidshare.com/files/392894871/Neither_The_Sea_Nor_The_Sand__1972_.Dual_esp-eng.by.pulgatomika.y.SargentoHowie.part10.rar.html
http://rapidshare.com/files/392905242/Neither_The_Sea_Nor_The_Sand__1972_.Dual_esp-eng.by.pulgatomika.y.SargentoHowie.part11.rar.html
http://rapidshare.com/files/392916179/Neither_The_Sea_Nor_The_Sand__1972_.Dual_esp-eng.by.pulgatomika.y.SargentoHowie.part12.rar.html
http://rapidshare.com/files/392748692/Neither_The_Sea_Nor_The_Sand__1972_.Dual_esp-eng.by.pulgatomika.y.SargentoHowie.part13.rar.html



(Megaupload)


http://www.megaupload.com/?d=ZTANZA4V
http://www.megaupload.com/?d=FTZSHUUR
http://www.megaupload.com/?d=QAKDARKL
http://www.megaupload.com/?d=R5IUWDJU
http://www.megaupload.com/?d=JNE6DF5M
http://www.megaupload.com/?d=A58NAK8N
http://www.megaupload.com/?d=ZA00PKYA
http://www.megaupload.com/?d=1LQJW8K0
http://www.megaupload.com/?d=9GX39CHS
http://www.megaupload.com/?d=CSU8OHFC
http://www.megaupload.com/?d=R2TO8KNL
http://www.megaupload.com/?d=CW66JRUH
http://www.megaupload.com/?d=GEP5XX1R






8 comentarios:

Anónimo dijo...

Mil gracias por el aporte, pero algo pasa con los link de megaupload. Creoq ue están mal escritos porque ninguno de los navegadores lo reconoce y tampoco jdownloader. Le pido que por favor los corrija. Grcias por anticipado.

El Ente Dilucidado dijo...

Efectivamente. Por alguna extraña razón, los links de Megaupload, al ser trasladados, han eliminado los números que iban intercalados entre las letras.
Vuelvo a pasarle los links "buenos" a maese Zer para que los sustituya.

Perdonad las molestias.

Zer dijo...

Reparados links.

lagry dijo...

gracias !! esto huele a gloria pura !!!

Galo Nomez dijo...

Los archivos no son intercambiables

El Ente Dilucidado dijo...

Coñe... Pues si subí los mismos enlaces a Rapidshare y a Megaupload...

He probado a iniciar la descarga simultánea de un par de links de los dos servidores, y he observado que en un caso, las palabras están separadas por guiones bajos y en el otro no.
Supongo que los propios servidores han "renombrado" los archivos al almacenarlos. Y eso impedirá que sean intercambiables (porque el File Splitter no los reconocerá luego).

Ignoraba eso. Lo siento.

Desertico dijo...

Hola! Alguien pudo encontrar subs para este rip? No encontre nada :(
(ya que es audio dual, pero me gusta verlas en el lenguaje original)

El Ente Dilucidado dijo...

Maese Desertico, que yo sepa no existen subs para esta película.
El ripeo lo hice yo, de un DVD original británico. Y le añadimos la banda sonora en castellano sacada de un VHS.

Si el DVD hubiese llevado subs (aunque hubiesen sido en inglés... Para personas con problemas de audición, por ejemplo) los hubiese extraído y traducido. Pero no era así.

Saludos.