domingo, 9 de mayo de 2010

El Viy (1967) (V.O.S.E.) ("Vij")





sinopsis:

Jomá Brut es un joven postulante del Seminario de Kiev, más aficionado (como casi todos sus compañeros) a la juerga y al vodka que al aprendizaje de las Sagradas Escrituras. Una noche tiene un desagradable encuentro con una bruja vieja y repugnante, a la que termina apaleando. Tras dejarla medio muerta comprueba que la horrible anciana era, en realidad, una hermosa joven y, espantado, huye del lugar. Pocos días después llegan al seminario los criados de un señor cosaco de la zona cuya hija está muriéndose. Lo curioso es que la joven ha solicitado expresamente que sea Jomá Brut quien le administre los últimos sacramentos, aunque el seminarista no la conoce de nada... Cuando llegan a la dacha del jefe cosaco, la muchacha ya ha fallecido, pero su última voluntad ha sido que el propio Jomá vele, durante tres noches seguidas, su cadáver en la pequeña iglesia de madera de la aldea.
Al ver el rostro de la muerta, el seminarista comprueba que es la bruja a la que apaleó días atrás...





Ficha Técnica

Director: Giorgi Kropachyov y Konstantin Yershov / Productor: Mosfilm. / Guión: G. Kropachyov, K. Yershov y A. Putchko (basado en un relato de Nikolái Vassilievich Gógol) / Fotografía: Viktor Pischalnikov y Fyodor Provorov / Música: Karen Kachaturyan / Montaje: R Pesetskaya y Tamara Zubova / Intérpretes: Leonid Kuravlyov, Natalia Varlev, Aleksei Glazyrin, Vadim Zakharchenko, Nikolái Kutuzov, Piotr Vleskyarov, Stepan Shkurat, Vladimir Salnikov, Dimitri Kapka, Grygori Sochevko, Nikolái Yakovchenko / Nacionalidad y año: URSS 1967 / Duración y datos técnicos: 77 min. Color (V.O.S.E.)


Comentario



Durante los años en los que existió la Unión Soviética (sobre todo los 60’s, 70’s y 80’s) el cine que allí se produjo y, en general, el de sus países satélites, llegó a Occidente bastante filtrado. En realidad, las producciones soviéticas, polacas, checas, rumanas o húngaras se veían poco por este lado “del telón de acero”. Algo más las yugoeslavas, por su especial situación geopolítica… Pero tampoco era para tirar cohetes.

Es cierto que cineastas soviéticos de prestigio como Tarkovsky o Paradjanov tenían sus seguidores y que, puntualmente, sus películas (y otras como las de los polacos Andrzej Wajda, Wojciech Has y colegas similares) se estrenaban en Occidente. Pero solían quedar limitadas a los circuitos de Arte y Ensayo y ser pasto de minorías cinéfilas muy intelectualizadas. También es verdad que directores menos “difíciles” como Bondarchuk llegaron a tener cierta presencia gracias a superproducciones de género histórico (como "Waterloo"). Pero, en general, ya digo, la recepción de pelis soviéticas (y de Europa del este en su conjunto) era limitadilla. Y, desde luego, en esta parte del mundo en la que vivimos no se tenía ni idea de cuál era el grueso de la producción cinematográfica “socialista”. Esto es, las películas populares, de evasión. El cine que la gente iba a ver los domingos por la tarde mientras se bebía su limonada (Cocacola supongo que no, ejem…) y se comían sus palomitas (o lo que fuera que los ciudadanos soviéticos solían comer en el cine mientras veían una peli).

De ésas, mes amis, les aseguro que aquí no llegaba ninguna.


Yo recuerdo que, cuando era un chaval (a finales de los 70’s y principios de los 80’s) pensaba que todo el cine ruso no podía ser "Siberiada" de Konchalovsky o el reestreno perenne en los cines de barrio de Moscú, Leningrado o Kiev de "Aleksander Nevski" de Eisenstein (aunque aquí daba la impresión de que era así). Que tenía que haber películas populares, de consumo fácil, sin mayores pretensiones, versiones alla russa de los estrenos occidentales… De ésas que se hacían para tener a la gente contenta y conseguir una buena recaudación… ¿Qué sé yo…? Versiones soviéticas de las comedietas americanas, italianas o españolas (¿Habría un Alfredo Landa soviético? ¿Y un Pajares y un Esteso?).


Bueh… No sé si los soviets cayeron tan bajo. Pero de lo que doy fe, porque lo supe después, es que ese tipo de cine popular, no exportable, de consumo interno, existió. Y que existieron los géneros. Y que hubo éxitos de público y taquillazos de los que aquí nunca tuvimos idea…

Supe después, digo, que en la URSS se cultivó el cine bélico, el histórico y hasta el policiaco. Que durante los años 60’s hubo una ingente producción de pelis de ciencia-ficción, muchas de las cuales se vendieron a distribuidoras americanas aunque casi nunca llegaron a estrenarse en cine occidentales (que le pregunten a Roger Corman, que algo sabe sobre lo que hacían con ellas, jejeje). Y de ésas hay algunas colgadas en este blog por maese Zer, por cierto"… Que había comedias (también he podido echarle el ojo a algún ejemplo curioso). Y que incluso se realizaron, por aquellos años, bastantes musicales (aunque el país que se “especializó” en el tema parece ser que fue la República Democrática Alemana). Musicales, por cierto, que no se exportaron… Porque, según cuentan, estaban a años luz de los americanos (y en general de los occidentales). Para que voacés se hagan una idea: hay gente con un sentido del humor bastante corrosivo que acusa a Lars Von Trier de homenajear ese tipo de musicales soviéticos con su inefable Dancer In The Dark". Pues eso. Y no sigo porque a mí Björk me da repelús… Brrr….

Incluso he leído (que no visto) algo sobre producciones de tipo fantástico. Carlos Aguilar reseña a una especie de Ray Harryhausen soviético llamado Alexandr Putchko, autor, entre finales de los 50’s y primerísimos 70’s, de varias pelis de fantasía y aventuras tituladas "Sadko", "La Espada Y El Dragón", "Sampo" o "Las Aventuras De Ruslán", algunas de las cuales conocieron distribución por Occidente. Por cierto que este Poutchko, según parece, tuvo algo que ver en la filmación de "El Viy", la peli que ahora posteamos, ocupándose de los efectos especiales y la caracterización de los demonios.


Bueh… Pues dicho todo esto, situémonos en la peli posteada. Como os podéis imaginar, ésta es una de esas películas “populares”, hecha sin mayores pretensiones intelectuales (sin tesis sesudas y densidades varias) y, por lo tanto, alejada de las producciones que solían aparecer por el Occidente Cristiano y Civilizado. Una película normal y corriente, filmada y estrenada para que el "honrado y sano pueblo trabajador soviético" se distrajese viendo una historia fantástica en la pantalla del cine el domingo y volviese al trabajo el lunes por la mañana dispuesto a batir nuevos récords productivos y superar, por fin, a los decadentes capitalistas occidentales en la producción de industria pesada y, sobre todo (servidumbres de la época), de bienes de consumo (eran los 60’s."Swingin’ Moscow beibe…"). Coñe… La "vanguardia de la clase trabajadora mundial2 también tenía derecho a ver una peli de miedo en el cine, oigan ustedes… No iban a ser menos que los americanos…


Porque eso es "El Viy", mes amis. Una encantadora película de miedo sin pretensiones. Y, tal vez por eso mismo, una joya increíble y perfecta. Una absoluta maravilla llena de matices y que da sopas con honda a cientos de producciones occidentales de la época.

Antes he comentado que el cine soviético conoció también los géneros. Pero, aparte de ésta, no conozco ninguna otra peli de miedo rusa anterior a la desaparición de la URSS. Tal vez no fue un género frecuentado… Tal vez no hubo más, y ésta fue la única. No sé. En cualquier caso, fuentes no les faltaban. La mitología popular eslava está llena de seres e historias terroríficas (ellos nos legaron el vampiro, maeses. No lo olviden voacés. Incluida la palabra que usamos para nombrarlo). Y autores tan clásicos y conocidos como Gógol (el autor del cuento en que se inspira esta cinta), Pushkin o Aleksei Tolstoi escribieron relatos de corte fantástico-terrorífico conocidos por todos. Pero ya digo… No conozco otra peli de terror soviética aparte de ésta. Pero a fe mía que vale por cien, la puñetera.

Basada en un relato de Nikolái Gógol, cuenta una historia muy simple, de origen popular (según dice el autor). Pero lo hace con una maestría y una gracia tremendas.

Un compañero al que también le gustaba mucho esta película me comentó una vez que, según le constaba a él, la peli era una especie de opera prima y tesis fin de carrera de los dos directores que la firman. Y seguro que es así, porque a pesar de su carácter humilde, de su falta de pretensiones, de su vocación popular (la hicieron para que la viera la “gente normal”, no los intelectuales) tiene un montón de guiños “cultistas” y estéticos que se explicarían precisamente por eso. La peli, además, emplea un lenguaje que, siendo posiblemente el que usaba todo el cine soviético de la época, muestra un respeto tremendo por los referentes clásicos (y cuando digo clásicos me refiero a clásicos… Incluido el cine mudo).

Es cosa curiosa ésa. En las películas soviéticas que he visto (las “populares”, digo) se aprecia cierto conservadurismo estético y narrativo. Que nadie se escandalice… Porque lo que digo es cierto. Está ahí. Cualquier puede verlo. Las pelis soviéticas siguen manejando recursos, lenguajes y motivos del cine mudo en pleno 1967 (o 1970). Cosas que en la cinematografía occidental hacía tiempo que se habían abandonado…

Yo creo que eso se debía a dos cosas: La primera, a que el canon era muy importante. Y no se podía renunciar a él fácilmente (la actitud, mes amis… Se nota algo parecido en el cine cubano de los 60’s y 70’s. Pero menos). Es algo relacionado con el conservadurismo que he nombrado antes. Las revoluciones es lo que tienen. Están encantadas de conocerse y terminan no reconociendo a nadie por la calle y dando vueltas siempre alrededor del mismo sitio...

Y la segunda, creo yo, es que en la URSS había un montón de gente que no hablaba ruso. Y, por lo tanto, era conveniente seguir manejando los códigos del mudo (dentro de un orden) para llegar a todos los públicos con el mínimo esfuerzo. Pero esto es una chifladura mía… Una cosa que, no sólo no está contrastada, sino que seguramente está equivocada… Pues eso.

Por lo mismo se explicaría (ya digo… seguro que estoy equivocado) ese sentido del humor que recorre toda la película. Porque, a pesar de contar una historia de miedo, a fe mía que toda la peli está recorrida de un humor socarrón y poco sutil. Evidentísimo. En eso se parece mucho al relato original de Gógol, que aborda la cosa desde una distancia humorística y somarda evidente. Como si no se la creyese. Pero lo curioso es que ni el estilo literario de Gógol ni el tratamiento cinematográfico de los directores, a pesar de su distanciamiento somardón y bienhumorado, perjudica la eficacia de la historia. En absoluto. Tal vez porque los dos (autor original y adaptadores cinematográficos) consiguen con eso, precisamente, transmitir lo mismo. El carácter popular, folclórico, real (en el sentido de que no es una cosa inventada) del suceso… Darle verosimilitud.

A ese respecto tengo que comentar una cosa que sirve de ejemplo para lo que acabo de decir. Existe una película yugoslava de 1990 (justo un año antes de que aquel país se fuera al carajo) que se titula "Sveto Mesto" y que está inspirada en el mismo relato de Gógol. Con bastante fidelidad, también. Pero, a diferencia de ésta, la peli balcánica no tiene ningún sentido del humor. Es una cinta de miedo strictu-sensu. Y, por eso mismo, menos efectiva. Menos creíble. Al fin y al cabo, comete tres pecados: En primer lugar, siendo muy fiel al texto, traiciona el espíritu original del cuento (lo que no es pecado mortal, ni venial… pero bueh…); en segundo lugar, queriendo dar sobre todo miedo, no termina de darlo; y, en tercer lugar, no le llega a esta peli soviética (cinematográfica, artísticamente hablando) ni a la altura de la suela de la alpargata (a pesar de tener muchísimas más pretensiones. O precisamente por tenerlas…). Pues eso.


Ah… Y una cosa más, antes de que se me olvide. Porque, en realidad, por eso quería rehacer este post.

He comprobado, fehacientemente, una característica definitiva, tremenda, concluyente. Y es que esta bendita película soviética de 1967 es un homenaje a don Francisco de Goya y Lucientes como la copa de un pino.

Sí, mes amis. Goya; mi paisano (nació en un pueblo a unos kilómetros del mío, el buen señor don Paco). Porque toda la imaginería brujeril y fantástica de esta película es puro don Francisco de Goya y sus aguafuertes y pinturas negras de 1790-1800. Comohaydiós. Ya sé que la historia la escribió un señor ucraniano circa 1840 y que la película la rodaron dos directores rusos en 1967… Ya lo sé… Pero échenle un vistazo vuesas mercedes a las imágenes del vuelo de la bruja y a las de los demonios que acechan al seminarista durante la última noche y cuéntenmelo después… Los diablos, las lechuzas, los libros deshojados… Todo es una litografía oscura y tremenda de don Francisco de Goya. Todo.

Es curioso que la imaginería fantástico-goyesca tuviera tanto predicamento en la Europa del Este (también en esa maravilla de Has que es "El Manuscrito Encontrado En Zaragoza" se insinúa). Parece una chifladura mía, ya lo sé. Pero vivediós que es cierto…

Reconozcan vuesas mercedes que da gusto encontrarse a un paisano, del pueblo de al lado, en medio del sitio más lejano y exótico del mundo. Reconózcanlo. Da gustico… Aunque sólo sea eso… Entiéndanme…

En fin, cosas mías…

Pues eso, mes amis. Disfruten voacés la peli porque es una de las mejores que he posteado nunca. En serio. Conozcan al pendón de Jomá Brut, ríanse con sus ocurrencias y sufran con sus pesares; perdonen las borracheras y salidas de tono del viejo tío Yavtuj y tiemblen de miedo cada una de las tres noches, cuando la hermosa bruja se incorpora del ataúd.

La peli está colgada en Rapidshare y Megaupload. En realidad es un aporte en equipo, realizado por el que esto suscribe y por un compañero y amigo llamado Maese Arch Stanton.

Hala, a disfrutar (y el que no lo haga, no puede imaginar la maravilla que se pierde. En serio).

P.D. Por cierto... Por si alguien no se había dado cuenta... Es tanto lo que me gusta esta película, es tal el fetichismo (doméstico e intransferible) que siento por ella que la imagen que suelo usar en la blogosfera es, precisamente, el cartel anunciador de la peli. El buen Jomá Brut y la hermosa bruja. Comohaydiós. Porque, mes amis, esta película es mía. Sólo mía. Y de nadie más...



Links descarga

(Rapidshare)


http://rapidshare.com/files/127305231/El_Viy__1967__por_Sgto_Howie.avi.001.html
http://rapidshare.com/files/127304322/El_Viy__1967__por_Sgto_Howie.avi.002.html
http://rapidshare.com/files/127303498/El_Viy__1967__por_Sgto_Howie.avi.003.html
http://rapidshare.com/files/127304758/El_Viy__1967__por_Sgto_Howie.avi.004.html
http://rapidshare.com/files/127304794/El_Viy__1967__por_Sgto_Howie.avi.005.html
http://rapidshare.com/files/127337545/El_Viy__1967__por_Sgto_Howie.avi.006.html
http://rapidshare.com/files/127337607/El_Viy__1967__por_Sgto_Howie.avi.007.html
http://rapidshare.com/files/384946681/El_Viy.srt


(Megaupload)


http://www.megaupload.com/?d=S7AVK7RO
http://www.megaupload.com/?d=PU96ZWFL
http://www.megaupload.com/?d=PFEE99AM
http://www.megaupload.com/?d=F5BQZ1F4
http://www.megaupload.com/?d=Z79UL66S
http://www.megaupload.com/?d=JDAB9GDD



El programa para unirla es el File Splitter & Joiner (en los dos servidores).



8 comentarios:

Wilbur Mercer dijo...

Tiene muy buena pinta. Yo tengo la teoría de que todo lo que se ha producido en 1967 tiene que ser bueno, así que ya me la estoy bajando.
Gracias!

El Ente Dilucidado dijo...

No se la pierta, maese Wilbur (ni voacé ni nadie) porque es una absoluta delicia.

Por cierto... Yo también le tengo un especial cariño al año 67. Sobre todo en lo musical.

Turn on, tune in and drop out, beibe...

Muertevideano dijo...

Gracias por esta obrita maestra

http://losmuertevideanos.blogspot.com/2010/06/el-viy.html

Elchinodepelocrespo dijo...

Gracias por el aporte y la reseña. Llevo tiempo queriendo hincarle el diente a esta peli.

Por cierto, que Aleksandr Ptushko es uno de los grandes del cine ruso. Se le comparo con Disney, Harryhausen y demas. Empezo haciendo animacion, stop-motion sobre todo, y termino haciendo cine fantastico y de aventuras.

Hace algun tiempo escribi algo sobre el:

http://esperantoapaulpot.blogspot.com/search/label/ALEKSANDR%20PTUSHKO

Enrique dijo...

Muy buena...y una excelente puesta en escena a pesar de sus limkitaciones...una de esas para tomar nota y aprender...Gracias Zer (me la baje de otro lado pero la descubri gracias al blog)

petru mircea butnariu dijo...

links caidos, que pena...
estaba buscando esta peli y nada, la tienes todavia?

gracias

Martín dijo...

Bueno, no he visto Viy, pero la voy a buscar por la protagonista femenina, a la que había visto en una comedia, y me encantó.
Y por lo que sé, por lo menos hay otra película de terror soviética: "El Espíritu Maligno del Yambuy" ("Zloy Duj Yambuya").
Saludos.

José Alberto M. P. dijo...

Hay un remake ruso del año 2006 de esta película: Vedma (2006) o The Power of Fear (Evil). He visto ambas películas. El argumento es muy similar, solo cambian algunas cosas: el argumento se desarrolla en la época actual (hay coches de motor), el protagonista no es un seminarista sino un periodista, al final el protagonista (en este caso el periodista) derrota a la vedma (bruja mala de la mitología eslava), hay más elementos esotéricos (el agua, el eje del diablo, la astrología...). En mi opinión, la película de 1967 debería haberse llamado Vedma, al igual que la versión de 2006. El nombre Vedma es más apropiado porque en ambas películas la bruja tiene un papel coprotagonista y, sin embargo, en la película de 1967 solo aparece el Viy (descrito en esta película como un ser colosal, fruto de la imaginación popular) al final de la película y tiene un papel muy corto y muy poco relevante; y en la película de 2006 ya no aparece el Viy. El final en la película de 1967 no se entiende bien. En la película de 1967 la bruja es derrotada por ¿el canto del gallo? ¿el amanecer? ¿la luz solar? y en la de 2006 la bruja es derrotada por la fe en Dios, la cruz y finalmente la luz solar. La película de 1967 tiene varios errores. Otro error es que después de encanecerse su cabello, su barba y su bigote y mostrarse blancos después del baile que hace frente a los habitantes de aquel caserío, ya no vuelve a aparecer canoso, sino rubio como antes (quizá un tono de rubio un poco más claro, pero no tan blanco como en esa escena). Otro error es que la bruja, aparte de lanzarle una maldición para hacer encanecer su pelo, antes le lanza otra maldición para cegarlo, y después de esto parece que ve perfectamente (puede leer incluso). Puede ser que no haya tenido efecto la primera maldición. Otro error es que en la de 1967, después de maldecirlo para hacer encanecer su pelo, se ve la transición de pelo rubio a canoso, pero no se ve la transición con la barba y bigote, y sin embargo después del baile que hace, se ven su cabello, su barba y su bigote canosos. A pesar de que no se entiendan algunas cosas en ambas películas, merece la pena verlas. José Alberto M. P.