domingo, 22 de mayo de 2011

Valerie A Tyden Divu ("Valerie And Her Week Of Wonders") (1970) (V.O.S.E.)





sinopsis
Valerie es una niña de 13 años que acaba de entrar en la adolescencia (al principio de la película sabemos que la noche anterior ha tenido su primera menstruación). Vive con su abuela (su madre, a la que no recuerda, fue repudiada al quedar embarazada de un sacerdote y murió poco después de su nacimiento. Al menos eso es lo que siempre le han contado), es morena, dulce, ama a los animales, le gustan las flores y tiene una desbordante imaginación.
Todo transcurre en unos pocos días de un verano bohemio (o moravo) especialmente dorado y hermoso, a finales del siglo XIX. En el pueblo se celebra una boda, unos sacerdotes llegan a la localidad para dirigir una especie de ejercicios espirituales, una compañía de cómicos y trovadores se deja caer por la zona, los hurones atacan de vez en cuando los gallineros y palomares.
Y los vampiros acechan por la noche a las novias recién casadas y a las niñas que empiezan a ser mujeres…




Ficha Técnica

Director: Jaromil Jires / Productora: Filmove Studio Barramdov / Guión: Jaromil Jires, Ester Krumbachova y Jiri Musil (basado en una novela de Vitezslav Nezval) / Fotografía: Jan Curik / Música(preciosa, por cierto): Lubos Fiser y Jan Klusak / Montaje: Josef Valusiak / Intérpretes:Jaroslava Schallerova, Elena Anyzova, Petr Kopriva, Jiri Prymek, Jan Klusak, Libuse Komankova, Karel Engel, Alena Stojakova, Otto Hradecky, Martin Wielgus, Jirina Machalicka, Michaela Klocova. / Nacionalidad y año: República Checa (Ex Checoslovaquia) 1970/ Duración y datos técnicos: 71 minutos. DVDRip. Idioma original Checo con subtítulos en castellano en archivo aparte.



Comentario
Pues aquí va una película que a mí me gusta mucho pero que, durante un tiempo, tuve ciertos reparos en postear.
Me he terminado de decidir al ver que se ha estrenado en los cines una cosa llamada Caperucita Roja y que pretende ser una peli de miedo que disecciona científica y espiritualmente el cuento-de-toda-la-vida para que nosotros, pobres mortales ignorantes, nos demos cuenta de dónde coño viene y la carga de perversión, terror y desazón que contiene…
Mandagüevos (que dijo el poeta). Estos impresentables que se dirigen a adolescentes abducidos por el éxito de pseudos-sagas ridículas como Crepúsculo et alia deben creer que somos todos idiotas y que no nos acordamos de nada…. Deben de pensar que porque ellos han descubierto el Mediterráneo los demás tenemos que rendirles pleitesía y reconocer su mérito.
Cagüentodolomalo.
Me molesta esto. Me molesta este eterno redescubrimiento de la pólvora (cada mañana, oigan ustedes) y, sobre todo, el descenso de nivel que conlleva (cada mañana también… Ese Mediterráneo y esa pólvora recién descubiertos son cada vez peores, cada vez más pequeños, cada vez más inútiles, cada vez más impostados e inservibles).
¿Pretenden descubrir, a estas alturas, la perversión y el horror que se esconden en los cuentos de hadas? Amos, anda… Que todo está escrito ya y (como se dice en mi pueblo) no se puede engañar a los abuelos con pistolas de agua…
Porque de eso se trata, maeses. De eso va esta película. Del horror extraño que se esconde bajo la superficie de los cuentos de hadas. No es la única que lo ha destapado, hay más… Ahora mismo me acuerdo de En Compañía De Lobos (Neil Jordan, 1984. Por cierto, para mi discutible e indigente criterio, la versión definitiva sobre el tema de las caperuzas rojas, las niñas inocentes y los lobos acechando en la espesura del bosque). O de La Noche Del Cazador (Charles Laughton, 1955. Pero ésta desde otro punto de vista. Diferente).
Valerie A Tyden Divu es parte de eso. Una especie de vivisección psicodélica y amable (dentro de lo que cabe) del horror que late bajo la superficie de un cuento de hadas. La pobre niña inocente, el malvado depredador, la abuela, el mozo esforzado y rescatador… No falta de nada. Pero hay más cosas aún.
Imagínenlo vuesas mercedes: Checoslovaquia (un país que, por cierto, ya no existe) en 1970. Checoslovaquia era un país raro.
Caía al otro lado de aquel Telón de Acero que dividió Europa entre 1945 y 1990, pero era una cosa rara. Desde su nacimiento, tras la implosión del Imperio austro-húngaro, era una nación con vocación occidental. Un país industrializado, culto, de clase media; más parecido a Austria que a Bulgaria (a pesar de su carácter eslavo). La Centroeuropa por antonomasia. ¿Habéis leído a Karel Capek (el inventor de la palabra “Robot” por cierto)? Y no hablo de Kafka o de Kubin porque, aunque checos, eran de expresión alemana. Ésa es otra historia. No vale.
Bueh… Pues situémonos. Tras la II Guerra Mundial Checoslovaquia era un país situado al otro lado del telón de acero, con un régimen comunista y todo lo que eso conllevaba. Pero era diferente a sus vecinos y socios. Mucho.
Y eso empieza a notarse, sobre todo, en los años 60. Cuando en las calles de Praga o Bratislava (más de la primera que de la segunda) los jóvenes comienzan a dejarse el pelo largo y a montar bandas de rocanrol como sus primos hacían en Occidente.
Lo de Dubcek y su primavera es lo de menos… Porque la cosa venía de lejos. Era sólo una manifestación más de la evidente diferencia.
Sólo hay que ver las pelis que se hicieron allí entre 1964 y 1968 (Los Amores De Una Rubia, Margaritas, Trenes Rigurosamente Vigilados, ¿Quién Quiere Matar A Jessica?). La estética pop “occidental” estaba tan presente en Checoslovaquia como en la España franquista (por citar un país –el mío- con un régimen en aquel entonces también autoritario pero en las antípodas ideológicas). Era el Pop, joder, el Pop (el mismo que reinaba en Londres, en París, en Roma, en Nueva York, en Tokio, en Madrid, en Ámsterdam, en Buenos Aires o en Los Angeles, coñe… El mismo).
El caso es que todo acabó como el rosario de la aurora y los tanques de Breznev ocuparon Praga (y el resto del país) en agosto de 1968. Y la primavera se fue al carajo.
Pero (cuenta la leyenda) en el aspecto cinematográfico la cosa siguió funcionando durante un tiempo, como una especie de inercia extraña y curiosa. Y Valerie A Tyden Divu es una de las pruebas.
Yo no lo tengo tan claro. Es cierto que la película es el producto de una cinematografía y una sociedad perfectamente maduras y asimilables a los estándares occidentales-civilizados (ejem). Pero, al mismo tiempo, no estoy seguro de que si dos años antes (en 1968) los tanques soviéticos no se hubiesen llevado por delante los 60’s checoslovacos la película no hubiese sido diferente. Todo ese rollo anticlerical y tal y tal queda muy bien en una película hecha en cualquier país occidental, pero allí era una especie de peaje, mes amis… No sé si me explico (cuando la veáis entenderéis a lo que me refiero). Dicho en cristiano: no encuentro en la peli ningún punto crítico con el socialismo real y con el statu quo posterior a la invasión, la verdad. Todo muy bonito, muy poético pero, en el fondo, muy asumible por las autoridades. Todo esto lo digo porque, insisto, me he cansado de leer que la primavera checoslovaca sobrevivió, de alguna manera, en el cine hasta principios de los 70’s. Y que esta peli forma parte de ese rollo. Si esto es así, yo no he encontrado pruebas. Y menos aquí. Desde el punto de vista político e ideológico, digo…
Porque desde el estético, siempre fue como si los tanques nunca hubiesen entrado en Praga.
Son cosas diferentes.
Bueh… Pero dejémonos de disgresiones histórico-políticas y volvamos a la peli.
He hablado antes de los reparos que tuve para postearla. Y quiero aclarar la cosa. Valerie A Tyden Divu no es exactamente una película de terror (aunque también). En realidad juega a otro juego.
Es una cinta poética, onírica, llena de símbolos y de segundas lecturas. Es un cuento de hadas para adultos que maneja muchas cosas al mismo tiempo. Una alegoría del fin de la infancia, de los veranos dorados, del descubrimiento del amor, del miedo a la oscuridad y a lo desconocido en clave de poema surrealista. La acción no es lineal (o no lo es del todo). Los hechos se suceden de forma aparentemente caótica, los personajes parecen contradecirse de una escena a otra… Cada poco tiempo, todo vuelve a empezar (sin que los acontecimientos anteriores parezcan haber tenido consecuencias, sin que los protagonistas establezcan ninguna relación causa-efecto entre ellos).
Como un sueño, sí. Como una sucesión de sueños que a veces son gozosos y a veces adoptan la forma de una pesadilla.
El argumento, una mezcla entre Caperucita Roja y Alicia En El País De Las Maravillas, maneja todos los elementos del cuento de hadas, situándolos en un indefinido siglo XIX checo, en un pequeño pueblo de Bohemia (o Moravia, vaya usted a saber) y contándonos, a base de alegorías e imágenes simbólicas, el paso de la infancia a la adolescencia de una niña de trece años que acaba de tener su primera menstruación.
Hay humor, poesía, hedonismo y celebración del goce de vivir. Hay, también, una sensualidad explícita, evidente (no menos lírica y hermosa), descaradamente erótica que a veces tiene su contrafigura inquietante.
Y hay terror.
El autor juega con elementos característicos de la cultura centroeuropea (quizás sólo checa… Quizás algo más amplio). Ese siglo XIX idealizado que parece compuesto por una sucesión de postales coloreadas del imperio austro-húngaro, con un toque de decadente languidez. El verano dorado y amable. Las costumbres populares, las tradiciones y supersticiones. La propia Valerie, con su instintivo rechazo a la iglesia y al rito católico, parece tener resabios paganos (el viejo paganismo eslavo) al rezar a las figuras de madera que sirven de panal a las abejas.
El propio vampiro, cuya imagen se inspira sobre todo en el Nosferatu de Murnau (la vieja tradición centroeuropea otra vez) y que en ningún momento sabemos muy bien quién es en realidad (El verdadero padre de Valerie, el antiguo amante de la abuela, el predicador en la iglesia, el hurón voraz que adquiere forma humana…).
Y luego está la música. El leit motiv de la película es una curiosa mezcla de clasicismo y folclore que a mí (que estoy medio enfermo… no puedo evitarlo) me recuerda, en cierto modo, al psych-folk británico de aquella época. Escuchadlo y ya me diréis.
Al final, a película concluye como una especie de musical extraño, inquietante, como si David Hamilton (aquel fotógrafo obsesionado con las adolescentes de aspecto prepúber al que le dio por torturarnos con su cine esteticista y huero a finales de los 70’s) hubiese intentado rodar un viejo libreto de Gilbert y O’Sullivan. Es una cosa sorprendente y rara. Difícil de explicar.
Antes he aludido al carácter psicodélico de la película. De eso se trata. Porque, a fe mía, la cinta es pura psicodelia sesentera. Pero no de la ácida, eléctrica y americana, sino de la británica, victoriana (en este caso sería mejor hablar, como hacía Berlanga, de “austrohúngara”, jejeje) y decimonónica. No la de Jefferson Airplane o los 13th Floor Elevators, no… Sino de la de Syd Barret, el primer Kevin Ayers o los Kaleidoscope británicos.
Sí, eso es… Psicodelia Austrohúngara.
Me gusta cómo suena.
Nada más, mes amis. Perdonadme el tocho y la dispersión. No puedo evitarlo.
Disfrutad la peli como lo he hecho yo. Y no os olvidéis de que, a pesar de todo, es (pero no sólo) una cinta de miedo.





Links descarga

DE MOMENTO NO HAY LINKS.








23 comentarios:

Mortadelón dijo...

Gracias por esta película que tiene una pinta buenísima. Y suscribo todo lo que dices al principio de la parrafada.
Saludos

Arrebato Demencial dijo...

Gracias por el aporte, pelicula desconocida para mi, cosa normal, y que grande es el cine!!!!

El Ente Dilucidado dijo...

Se me ha olvidado comentarlo, pero a mí, Orlik (uno de los personajes de la peli.. El "salvador" de Valerie. El cazador bueno. El mozo esforzado. El novio, coñe) me recuerda a John Sebastian, el de los Lovin' Spoonful.
No lo puedo evitar.

Sí. Ya sé que soy un sesentófilo enfermizo... Aaarghhh...

El Ente Dilucidado dijo...

Y otra cosa: La canción que suena en el tráiler que acompaña el post es una versión de un grupo actual (creo que ya no existen, tras la muerte de su cantante, hace unos meses) llamado Broadcast.
La versión es de ellos. Y la letra en inglés. Pero la melodía es la misma que la de la película.
Es la misma canción, vaya... con cuarenta años de diferencia.

Psicodelia Austrohúngara, mes amis.

Un verano extraño, dorado, inquietante y kaleidoscópico. Fotografías viejas, coloreadas, arrugadas en los bordes.

1898 (1967) para siempre.

El Ente Dilucidado dijo...

Aquí se escucha la banda sonora original (inquietante como ella sola).

http://www.youtube.com/watch?v=1ROCrl5Aunc

Los vampiros se esconden detrás de las estatuas de piedra del parque, al caer la tarde.
Esperando que pasen las madres jóvenes y recién casadas (sus faldas cortas, sus piernas perfectas, sus escotes blancos) paseando sus carritos de bebé junto al kiosko de la música.
Es todo tan bonito, tan dorado, tan suave...

Los vampiros acechan detrás de las estatuas de piedra. Detrás de los parterres. Entre los árboles.

1898 para siempre. 1967, tanto da.

Arrebato Demencial dijo...

...oido cocina!!!

Elessar dijo...

Estimado, ..., borre dos adjetivos que despues considere problematicos, voy a tener que ver a esa tal Caperucita moderna, solo por tu entrada. Buenisimo tu erudito y critico comentario.
Slds,

imorenol dijo...

Maravillosa película. Gracias por todas las recomendaciones, es el primer mensaje que escribo.

Todo lo que huele a Praga es mágico, cualquiera que haya estado allí lo sabe. Una ciudad y por ende una extensión que durante algún tiempo pudo ser el centro de la alquimia.

Por añadir algo más que no se haya dicho. La banda sonora que se comenta es de Lubos Fiser, editado en el sello Finders Keepers hace unos años, inédita hasta la fecha. Sello que dirige Andy Votel, un verdadero digger, y que entre otras cosas ha también editado la novela Ritual de Pinner, novela que inspiró The Wicker Man -se que se le tiene cariño también por aquí-.

Los que hacen la versión como bien dice Ente, que vuelvo a decir, gracias por todo, son Broadcast, influenciados por el pop 60s de The United States of America y el ocultismo que reinaba en aquella época en toda la psicodelia. Tristemente la joven vocalista de Broadcast murió hace unos meses, la maravillosa Trish Keenan. Y nada más, soy un enamorado de praga, el ocultismo, la psicodelia, los 60s 70s, por eso necesitaba dejar este mensaje.

Un saludo a todos!

Fanzine Making Time dijo...

Maravillosa película, gracias!!! Para archivar y degustar junto a los alquímicos discos de Jade, Forest, Pentangle, C.O.B., la Incredible String Band, Steeleye Span... y los Liege & Lief y Full House de Fairport Convention.

El Ente Dilucidado dijo...

Eehhh. Maese FanzineMakingTime (por cierto, bonita canción de los Creation) esa foto que luce voacé es de los Fleurs De Lys.

Freakbeat, comohaydiós!!!

Mud In The Sun, Daughter Of The Sun.

Ayyy... Si yo les contara a vuesas mercedes...

Anónimo dijo...

Terminaremos hablando de "Caravan" y de "Flower Pot Men", ya verás.

Y lo malo es que se nos van a notar las canas... :-)

Bueno, que esto de "Valerie", pinta muy bien, Gracias...!

El Ente Dilucidado dijo...

Maese Moreno, efectivamente, Praga es una ciudad absolutamente esotérica (en el imaginario europeo en general). Desde Kafka hasta (sobre todo) Meyrink.

A los Broadcast los conozco poco. Pero a los United States Of America sí que los tengo controlados. Como a los Apaloozza o a American Metaphysical Circus. Psicodelia campestre, bucólica, de mocasín navajo (antes que de tacón cubano), por poner unos ejemplos.

En ese sentido, veo más cerca esta peli del rollo psych británico que del americano.

Aunque de todo hay. Y es cierto que estas bandas que comentamos se acercan mucho al espíritu de la película. Pero hay un punto decadente, victoriano, camp (austrohúngaro, insisto) que me hace apostar antes por los british que por los yanquis.

Aunque todos sean aprovechables, coñe.

imorenol dijo...

Totalmente de acuerdo en el ambiente victoriano y el inglés, folk onírico. Es ahí donde situaría el sonido de los United States, que son americanos pero no me suenan para nada a psicodelia americana. Algo así como Jefferson Airplane y su "Lather", el tema más inglés que probablemente han hecho. Tenemos la misma percepción. Sería extraño no tenerla cuando la película lo deja tan claro :)

Qué importantes son las bandas sonoras. Ahora mismo recuerdo otra que editó Trunk Records hace unos años y que es otra obra mágica. La banda sonora de "La Garra de Satán" de Wilkinson.

Un placer de nuevo hablar por aquí.

El Ente Dilucidado dijo...

Blood On Satan's Claw está también en este blog, maese.

http://capricornio-uno.blogspot.com/search?q=blood+on+satan%27s+claw

(Espero que los enlaces sigan funcionando).

De hecho, la portada que utilicé como póster de la peli es, en realidad, la del disco de Trunk. No me gustaban los carteles que había por ahí, y opté por ella (por parecerme más elegante e inquietante).

Anónimo dijo...

Esto mismo que has comentado en la reseña,lo llevo diciendo yo muchos años.No han inventado nada,casi desde el cine mudo.
Un saludo

Anónimo dijo...

Eso mismo que has reseñado,lo llevo diciendo toda la vida.No han inventado nada,si me apuras desde el cine mudo.
Davecuatrojotas.

Dr.Fassbender dijo...

De Ĉapek, está reeditando ahora unos cuantos libros la editorial El Olivo Azul. Yo sólo he podido leer La Krakatika, que en un principio me pareció una maravilla*, todo locura y folletín, pero que, a medida que avanza, se va perdiendo y se "soporiza" un poco, quizá por embarrarse demasiado, en toda esa locura y folletín. Pero que aún así, merece mucho la pena echarle el guante. Sobre todo, por las cartas que pone encima de la mesa, que no ni pocas, ni desacertadas.

¡Salud, maese!.

j.

*De hecho, un fanzine nonato de un servidor, iba a llamarse tal que así.

El Ente Dilucidado dijo...

Dr Fassbender

¿Es usté de verdad?

El Ente Dilucidado dijo...

El mejor libro de Capek, de todas formas, es La Guerra De Las Salamandras.

Una absoluta, perfecta y maravillosa obra maestra.

Dr.Fassbender dijo...

El mismo que viste y forea. Creo que le comenté alguna vez que era un habitual de estos lares, aunque llevo un tiempo de retiro físco-espiritual y estoy poniéndome al día. De primeras, hoy por la tarde voy a ponerme esta maravilla en doble sesión con la peli de su avatar (¡maravillosa!). Lo de La Guerra de las Salamandras lo he leido por ahí también. Veo que hay una edición del 72, a ver si la encuentro en alguna librería de viejo... Por lo pronto, se puede conseguir en .rtf por ahí, según comentan, conservando el collage original; que para una urgencia bien sirve...

¡Ah!, cuenta la leyenda que el concepto robot se lo dejó caer su hermano.

¡Abrazos!.

El Ente Dilucidado dijo...

Pues sea bienvenido herr Doctor.

La edición del 72 en Doncel es la que yo tengo. Una edición muy maja. De bolsillo, sí, pero bien editado y bien traducido. Y tipografías diferentes y todo el collage necesario, tal como se merece.

La edición más o menos reciente de Gigamesh (creo que era) no la tengo. Así que no sé qué tal será.

La Krakatita la tengo en la edición de El Olivo Azul. Y pienso como usté. Al principio promete mucho pero luego se desinfla.

Valdemar también ha editado alguna cosilla suya, hace poco. Una colección de relatos breves sobre personajes históricos titulada Apócrifos.

Incluso tengo una curiosidad: un libro de Viajes por España que escribió en los años 20 y que ilustró con dibujos suyos.

El Ente Dilucidado dijo...

De todas formas, a ver si me centro y cuelgo las pelis que tengo preparadas. Que es lo principal, ejem.

Anónimo dijo...

Que tal, están de casualidad los enlaces en otro servidor para descargar? deseo poder ver esta maravillosa pelicula!!
Mi mail es lefo3@yahoo.com.ar muchas gracias!!